28/08/2012

Desafío

Creo que mi desafío hoy es estar aquí en Argentina teniendo a India adentro mío.

Emprendiendo éste nuevo comienzo en Buenos Aires, siento que tengo un mundo distinto dentro de mi cuerpo, dentro de mi mente, dentro de mi ser. Y me hace sentir que todo es posible. Recuerdo como hace muchos años leí “Las enseñanzas de Don Juan” o “La novena revelación” y entiendo muchas cosas. Entiendo muchísimo mas de lo que creí entender en ese momento a mis 20 años.
Siento que estoy conectada desde otro lugar  y no tengo planes de futurizar demasiado nada. A donde me va a llevar eso sino puedo disfrutar de mi vida aquí y ahora? Siento que tengo que estar aquí para seguir éste camino e inspirar a que la gente sea feliz. Aunque en realidad para ésto no hay un secreto en realidad, ser feliz es simplemente tomar la decisión de serlo.
Podrán decir algunas personas que soy una soñadora…pero bueno, que puedo decirles…vengo de vivir el sueño de un Yogi hecho realidad, o al menos mis propios sueños hechos realidad. Vivirlos me dió el poder de sanarme a mi misma y ver. Abrir los ojos para ver la realidad tal cual es.
Hoy es dificíl  vivir en la Matrix, pero sé cuál es la verdad detrás. Al menos para mí.
Muchos me preguntan si quiero volver a India y…cuándo? “Te vas a cambiar el nombre ahora que llegaste de India?”  Bueno…pues con respecto a regresar a India, siempre. India es casa, para los que pudimos entender la magia de ese país e impregnarnos de su energía siempre queremos volver, es así. Tuve la suerte de vivir en India casi un año y siento que muchas cosas son distintas ahora. Pero no puedo explicarlas con palabras, la verdad tienen que ver con como me conecto con el mundo en éste momento.
Volver a India esta en mi planes, pero siempre Argentina esta en mis planes también. Es decir, ahora sé lo que es amar dos cosas a la vez. India es la renovación constante, la fuente de todo. Argentina es mi país, donde nací, donde me crié y que gracias a que algunas cosas me fueron muy difíciles en mi país fue a la vez ésto lo que me  hizo mas fuerte  y  me permitió afrontar India de otra manera, yo creo. Porque India es muy poderosa, saca todo lo bueno y también limpia todo lo que se tiene que ir, te lo muestra…o se lo enfrenta o se sigue ciego. India es hermosa, sanadora y grandiosa.
Con respecto a cambiarme el nombre…pues no. No lo necesito en éste momento y tampoco creo en los autobautismos. Mi primer nombre es Selva y éste nombre ya es un nombre en India, yo no lo sabía, pero si.
Dicen que el primer nombre es importante, yo nunca me preocupe por saber mucho acerca de ésto. Hasta que mi amigo Steve, nacido en India, me dijo que mi nombre existe en su país.
Tengo un nombre Indio y no lo supe hasta hace seis meses. Selva, además de significar Jungle o Forest en Inglés, significa en Tamil (región de India): Be rich, en todos los sentidos de esa palabra. Siempre le pregunté a mi mamá porqué me había puesto Selva, su respuesta era que simplemente le encantaba ese nombre y que lo sintió así. Y bueno, la verdad amo mi nombre. Asique los que me quieran comenzar a llamar Selva bienvenidos, los que me quieran seguir llamando Marian, también.
Argentina es para mí una gran prueba de todo lo que aprendí. Ver el mundo después de India es una gran prueba y es un gran desafío también.
Con todo lo que soy, todos mis afectos, todos los cambios realizados mas toda  ésta energía que llevo dentro, hacen un combo que me da muchísima felicidad y lo que trato de hacer es brindarla.
Estoy contenta de estar en Argentina, siento que tomé todo lo que India tenía preparado para darme.
Ser una Yogini en ésta ciudad es dificil muchas veces. Lo tengo que decir, es altamente dificil cuando uno entra a un local a preguntar algo, brinda una sonrisa y nadie lo mira,no lo registran…
Así la mayoria de la gente camina mirando sus telefonos celulares sin estar atentos a las personas que se cruzan, sin cruzarse mirada alguna, corriendo porque no se llega…quién sabe a donde…éstas son algunas de las características de una ciudad grande como Buenos Aires que sostiene una gran acumulación de gente corriendo, pero apuesto a que uno de cada 10 personas se empieza a preguntar y a cuestionar cosas profundas cada vez mas.
Porque? Bueno, porque el mundo esta loco. Y por eso necesitamos irnos para adentro para poder resurgir con otras herramientas. No se trata de vivir en un mundo paralelo. Se trata de mezclarse, seguir regalando sonrisas…quizas contagiamos e inspiramos a alguien. Les aseguro que aunque esa sonrisa no sea devuelta, algún click hacemos en el otro y eso cuenta.
Hay muchas maneras de que lo que pase afuera no nos afecte. Uno debe poder defenderse pensando que el mundo no esta en contra nuestro sino que nosotros siendo Yogis o pensando distinto podemos cambiar el mundo. Ésto es algo que pienso desde que hice mi primera clase de Yoga allá por al año 1999 y lo sigo pensando…podemos cambiar el mundo, si mantenemos ese cambio dentro nuestro.
En India ésta forma de ver la vida y el mundo se ve todo el tiempo y se vive de muchas maneras. Me impregné de eso y trato de traerlo acá, a Buenos Aires, a Argentina. Hago lo que puedo, mientras resuelvo vicisitudes de mi vida cotidiana aquí, mantengo ésta energía dentro de mi cuerpo, siento que esta todo el tiempo conmigo y que de alguna manera me protege.
Una mañana en Mysore, tuve la mágica oportunidad de hacerle una entrevista a BNS Iyengar, en el living de su casa, me encontraba con mi amigo Federico, creemos  que ésto no le ha pasado a mucha mas gente. Fue un momento muy especial. En ésta entrevista BNS Iyengar me dijo: “El Yoga es una filosofía que se lleva adentro el alma, en el ser mismo. Una vez que se impregna en nuestra alma no se suelta jamás. Y desde allí es de donde se brinda el conocimiento, desde el alma…”
Doy todo lo que sé y recibo lo que el universo me tenga que dar en éste momento, aquí y ahora. Y ésta magia de dar y recibir es lo me hace feliz.
Saber dar, es un gran aprendizaje, verdad?

OM TAT SAT

 

Ir al Capítulo 11: Surrender