Decisiones

 

A veces creemos que somos felices a través de algo, de alguien, de un lugar, de un factor externo. Pero solo cuando nos vamos muy hacia dentro sabemos si nuestra felicidad es verdadera o depende de factores externos, es aquí cuando muchas personas tapan este sentimiento con mas cosas, hacen mas ya que les da miedo descubrir que la felicidad es un estado que no depende de nada externo y que solo el encuentro con espacios genuinos y verdaderos con nuestro ser nos darán empoderamiento real.

Para esto es necesario entender a través de estas experiencias de buscar hacia afuera, que realmente debemos ir hacia adentro. Suena fácil, pero es todo un camino de encuentro con nuestra propia esencia y a entender para que estamos acá y cual es nuestro Dharma, nuestra misión.

Tuve la oportunidad de entrar en un miedo intenso a ir hacia adentro en serio cuando tenía 17 años de edad, un miedo que me llevó a buscar paz urgente. Encontré esta paz solo de una manera: aprendiendo a respirar, era el único momento de mi día en que no pensaba tormentosamente. Caminé bajo relámpagos mientras meditaba, nubes, pájaros, el sol, la tierra, el movimiento de la tierra y después de mucho andar pude apreciar el cielo despejado, completamente azul. Un regalo De Dios pensé; y fue la primera vez que sentí que me había encontrado a mi misma.

Los invito a todos a meditar en movimiento, Ashtanga Yoga es para todos.