29 de Diciembre 2011

                                                                                                                                                                                                   

 Capitulo 3: Europa 

 

Cuando llegue a  Londres todo fue bastante diferente.

Me sentía  rara viniendo de India a una ciudad tan consumista y tan ordenada para todo. Nunca había estado allí, por lo tanto tampoco podía juzgarla asi porque sí. Decidí entonces conocerla.

Estuve en contacto, desde mails y llamadas, con gente que había conocido en India y vivía en Europa.

Julia, mi amiga Polaca, me invito y me hospedé en su casa. El espíritu de India me acompañaba alrededor del mundo. Eso me gustaba mucho.

Si bien Londres fue totalmente diferente a lo que había vivido en India, estuvo bien. Pero tampoco me paso nada profundo. En realidad, tengo que decirlo, quería volverme a India apenas puse un pie en esa ciudad. Pero ya tenía programado mi recorrido europeo, entonces deje que todo siguiera su curso.

Una noche yendo a un concierto de rock totalmente perdida, me detuve  en una esquina, y le  pregunte a alguien donde me encontraba. Me dieron la orientación hacia donde tenia que ir, que era exactamente la contraria a donde yo me estaba dirigiendo. En fin, casi por irme de ese barrio, El Camden Town (dudaba porque había un ambiente con mucha onda) un chico me grita: “ Hey girl!  Dont go, come here “ Este chico y  sus amigos me invitaron a una Galería de Arte, quedaba a mitad de cuadra. Me dije a mi misma “Bueno ya al concierto no llego, y tengo ganas de seguir conociendo la ciudad” Asique acepté.

Fuimos hacia  la galería. Resulto ser que unos de los que exponía  era amigo de ellos  y era uno de los Artistas Top de esa ciudad. Durante una hora no paré de hablar con gente totalmente desconocida, de comer y de tomar champagne, estaba muy mi apellido. Todos eran artistas. Y yo mezclada en el medio de todo eso, me encantaba. Luego de un rato largo me despedí de todos y emprendí camino hacía el concierto. Ya me habían indicado como tenia que hacer para llegar, pero tuve que volver a preguntar cuando salí del Tube. Creo que había sido el champagne…

Finalmente me encontré con Julia, su novio Inglés David,  y amigos. Nos quedamos escuchando una banda que nadie conocia, pero la pasamos tan bien y la gente tenia tanta onda que valió la pena. Julia siempre es una muy buena compañía y me hace sentir  feliz  haberla conocido en India. Eso cambió todo e hizo que Londres se me hiciera mas amena.

Luego, vino Berlin.  Hermosa ciudad. Estuve viviendo en la casa de un amigo, Roberto. Un Argentino que me dió mucha alegría conocer más. Un ser mágico, con mucha pila, actor, músico, excelente persona. Me quedé en su casa una semana. Pasaba mis mañanas yendo a practicar Yoga a la escuela donde Robert también lo hacia: AshtangaYogaBerlín. Fueron días muy lindos, frios algunos, otros con bastante sol. En esos dias de sol me reencontré con mas amigos de India. Matteo y La Maga, Dos italianos que conocí en Mysore. Divinos. Pasamos el día juntos recorriendo la ciudad. Comiendo a lo loco y brindando por la vida misma. Berlín tiene mucho trash, mucho arte callejero. Todo es mas barato que en el resto de Europa. Podes comer realmente bien por cinco euros. Mucha onda. Me gusto mas Berlin que Londres. Mucho más. De hecho me imaginé viviendo ahí alguna vez.

Mi siguiente parada era Amsterdam. Hasta aquí no hablé de ningun romance. Pues bien, vía mail continuaba mi romance con mi amigo Hungaro, mientras recorria Europa. Cerca de la fecha en que yo llegaba a Amsterdam,  me dijo que se iba de India para encontrarse conmigo. Chan, pensé. Y ahora que hago? Dándole a entender que era su decisión, podía venir, sino me sentía como que estaba cambiando el curso de la situación. Independientemente de lo que pasara siempre me había gustado reencontrarme con mi gente de India. Y vino nomás. Nos hicimos más amigos. Yo quería seguir viajando conmigo misma, esa es la verdad. Pero el encuentro nos sirvió para darnos cuenta de eso y priorizar la amistad. Y estuvo buenísimo. Seguramente lo vuelva a ver ahora, pronto, aquí en Mysore. Creamos una linda amistad. Y eso siempre se agradece.

Luego de Ámsterdam, que lo único que voy a decir es que no fue una ciudad que me copo mucho. Más bien estaba aburrida. Necesitaba otras cosas. Es una ciudad muy consumista, en realidad toda Europa lo es. Pero Holanda en particular me pareció demasiado, creo que porque ya venia cansada de ver gente comprando todo el tiempo en Londres, Berlín…no lo sé, pero sentía eso.

Me tocaba ir desde Ámsterdam a Dinamarca. Porque este país? Pues, es una linda historia de contar.

En Copenhagen viven dos amigos míos. Los conocí dando mis clases de Yoga en Argentina. Ella, Christel,  vino a mi clase de Yoga una mañana y desde ese día que la ví supe que iba a poder realizar toda las posturas sin problema, tiene un cuerpo privilegiado. Una fuerza impresionante. Nos hicimos amigas mientras yo le mostraba Buenos Aires. Al poco tiempo conocí a Rune, su pareja. Estaban de vacaciones durante un mes en Argentina. Ella, fue bailarina en el Circo de Soleil, cuando me lo dijo no caí. Pero luego me puse a ver videos de ella en la web. Es magnifica, espléndida, tiene una perfección absoluta. Por eso su práctica de Yoga es tan buena.

Cuando ellos se fueron de Argentina, me puse muy triste, había pasado muy buenos momentos, son muuuy divertidos. Muy. Me invitaron a ir a Copenhagen cuando quisiera. En ese momento me dije ”Cuando voy a ir a Dinamarca? …” En fin, esto fue hace dos años atrás. Cuando decidí ir a India, programé también dos meses en Europa e incluí Dinamarca, obviamente. Extrañaba a mis amigos.

Llegue con dos valijas enormes (venía acumulando cosas desde India) y muy cansada. Me fue a buscar Christel al aeropuerto, nunca me voy a olvidar esos ojitos celestes profundos, mirando a todo el mundo para ver si me encontraba. Nos dimos un gran abrazo, no podía creer que estaba ahí, después de tanto tiempo. Me dijo a los dos minutos de verme que mi inglés había mejorado mucho. No me quiero imaginar, como era mi inglés hace dos años atrás, realmente olvidable. Primera noche me estaban esperando en la casa con una pareja de amigos. El primo de Rune y su novia. Una cena muy linda. Llegue en realidad para el postre y tomar una copa de vino, justo lo que me gusta más. Charlamos un montón y al final, antes de irme a dormir Rune me dijo de participar en una audición para su obra de teatro. Yo dije que no sabía.. . que lo tenía que pensar. Me daba mucha verguenza.

Me dijo que me tomará mi tiempo y lo pensara, así lo hice. Ellos son dos seres super bondadosos, me lo dijeron para que tuviese esa experiencia “Just for fun “, fueron sus palabras.

Él es un Mago muy famoso en su país, pero yo no tenia idea de cuan famoso era hasta que caminamos por las calles de Copenhagen. Todo el mundo lo saludaba, le sacaban fotos, firmaba autógrafos. My god! Fue increíble y muy divertido. Fueron unas dos semanas muy divertidas y una de las experiencias mas hermosas de amistad que tuve hasta ahora. Aprendí mucho de ellos, de su generosidad y de su forma de ver la vida.

Honestamente como éstas dos personas abrieron su corazón hacia mí, sin conocerme demasiado, fue uno de los regalos más lindos que la vida me dio. Fue un honor para mí haber compartido mis días con ellos.  Tenía gran parte de mi día libre, porque ellos continuaban con sus trabajos. Y eso me daba la posibilidad de recorrer la ciudad a mi piacere. Me camine todo Copenhagen. Porque caminando? Bueno, es que es uno de los países más caros del mundo. Tomarme un tren hasta Louisiana, uno de los museos mas hermosos de ese país, me costo 130 pesos. Imagínense. Entonces caminé y caminé mucho. Comí bastante también, me encanta comer comida diferente. Salía super temprano. Empiezan su día a las 7am haga frío o no. Por suerte me tocaron días con bastante sol. Ya a las 10am están todos tomando cerveza y no paran quizá hasta las 14pm, luego mas trabajo. Y otra vez mas cerveza.

Me anoté en una escuela de Yoga donde tomé varios estilos de clases. Practiqué algunas clases junto a Christel y otras, cuando ya conocía como ir al lugar, sola. Me sentí muy bien, super cómoda. Conocí el hermoso grupo de amigos de Christel y Rune y además estaba descubriendo otros idiomas. Había momentos en que escuchaba solo el danés y era difícil de seguirlos, pero también me daba cuenta de lo que hablaban por el lenguaje corporal y estaba buenísimo. Con Christel algunas veces nos poníamos a bailar solas alrededor de la casa e intercambiabamos conocimientos de Yoga y Acrobacia, junto con su amiga Camila, que hace Pole Dance. Me encanta conocer técnicas nuevas. Christel es tan fiel a ella misma e irradia    su maravillosa energía constantemente. La extraño ahora mismo.

A esa altura me había quedado sin dinero, mis cálculos para Europa no fueron muy realistas. Honestamente las matemáticas no son lo mío.

Mis amigos me ayudaron un montón, faltaba poco para irme. Y sentía que los iba a extrañar. Sacaba a pasear al Baltazar, el perro más mimoso del mundo y me sentía como en casa. También sabía que mi viaje continuaba hacía Noruega.

La audición era a fines de mi estadía en Copenhagen, fines de Abril. No había pensado mucho en eso

hasta que me lo recordaron… Tenia que crear  una coreografía yo misma, una performance que no tenía idea de cómo empezar. Pero dije que sí. Y ya no había vuelta atrás.

Me preparé ensayando entre 2 y 3 horas todos los días. Empecé haciendo algunos movimientos que recordaba de mis antiguas clases de contemporánea y luego improvisé. Me filmaba mientras bailaba. Lo que me gustaba lo repetía y lo que no lo iba cambiando. La coreo termino siendo de 3 minutos, yo pretendía bailar solo uno, pero Christel me ayudo a dar los últimos toques. Mi performance estaba dividida en dos. Primero una parte muy suave con un estilo de música acorde a eso y luego la música bajaba de volumen,  yo empezaba a hablar en español, que recuerdo que dije exactamente lo que sentía. Toda una mezcla de emociones muy a flor de piel que se me salía el pecho, en otro contexto esto me hubiese dado vergüenza, pero aquí quien me iba a entender, verdad? Luego había una versión mas dinámica, movimientos mas cortados y volados a la vez, con un tema de Cay Haley.

Estaba jugando conmigo misma viendo hasta donde podía llegar, me divertí y emocione mucho. Tanto que les agradecí infinitamente haberme sugerido participar.  Estaba muy nerviosa, pero fue un momento muy lindo que guardo en mi retina y en mi corazón siempre. Participé en el mismo casting junto a los mejores bailarines y acróbatas del mundo.

Tenía mucha presión. Pero cuando termino la audición me aplaudieron muchísimo. Juro que los miraba y no lo podía creer. Fue en el Norrebro, el mejor teatro de Copenhagen.

Rune y Christel me aplaudían de pie. Estaba feliz de haber participado, muy feliz.

Aún hoy agradezco la oportunidad, me hizo dar cuenta de muchas cosas creativas que se encuentran adentro mío y como puedo jugar con ellas.

Esas dos semanas que estuve con ellos además de bailar y crear fueron las semanas en que decidí tomar una decisión muy importante. Decidí volver a India después de mi siguiente y último país de Europa, Noruega.

No tenía dinero. Ya lo sabía. Como iba a hacer? Pues la vida es mágica si realmente querés algo.

En Noruega me esperaban otros amigos que conozco hace 10 años. Bente y Luis. Él argentino, ella Noruega. Se conocieron siendo ella alumna y el profesor de Danza Aérea. Yo era alumna también. Durante tres años. Una época muy divertida de mi vida.

Ellos me habían propuesto ir a Noruega después de Dinamarca, y decidí ir.

Un frío diferente a cualquier otro frío del mundo, pero ellos hicieron que mi estadía en ese país fuese muy cálida.

Estuve un mes allí. Un mes. Se preguntaran porque tanto tiempo. Pues bien, estando allí  caí en la cuenta de que si quería regresar a India, tenía que dejar pasar dos meses para volver a ese País. Reglas Indias, que iba a hacer. Entonces tuve que cambiar mi pasaje de ida a India, el cual ya había sacado desde Dinamarca. pero estaba todo bien, estaba volviendo a casa, que importaba.

Estuve saliendo mucho con Bente cuando ella tenía días libres, siempre estaba dibujando y creando. Es una gran Arquitecta. Lucho también estaba trabajando. Estaba por ir a Oslo a bailar y exponer su obra con Marie, otra excelente bailarina. Entonces estaba bastante ocupado ensayando todos los días. Él es súper creativo y es de esas personas que lleva a cabo lo que se propone. Su obra anterior fue financiada por el gobierno Noruego para llevarla a la Argentina. Un éxito.

Bente y Marie, fueron mis alumnas en Buenos Aires y me propusieron darles clases a los bailarines de la compañía de Danza Contemporánea de Trondheim. Yo feliz  de la vida. Una gran oportunidad.

Entonces, tema dinero: entre lo que me pudo ayudar mi mamá mas la ayuda de mis amigos en Copenhagen más éste trabajo ya estaba casi resuelto. Podía llegar a India.

Recibí otro regalo de parte de mis amigos: un Workshop con el profesor de Ashtanga Yoga de Madonna. Buenisimo!!! Fue muy bueno. Además tuve el placer de cenar y de compartir charlas con el grupo de la escuela donde dictaba sus clases.

Un día tomando un café con él aproveche y le hice un par de preguntas sobre la práctica de Ashtanga. Tiene muchísima experiencia.

Entre todos los consejos que me dio, solo voy a decir uno: “Hagas lo que hagas, no comas azúcar, es lo peor que podes hacerle a tu cuerpo” Se nota bastante la diferencia en el cuerpo al no consumir azúcar, ni siquiera azúcar negra, lo único es que es menos mala, pero sigue siendo azúcar.

Aún hoy sigo en contacto con él, siempre da buenos consejos y tiene un estilo único.

 

 

 

 

Pasaron los días compartiendo muchas cosas con mis amigos, conociéndonos más. Con Joy, el perro de la casa, el Galgo más simpático y lindo del mundo, nos íbamos a pasear siempre. Lo cuidaba. Y a veces dormía conmigo.

A mis clases de Yoga se sumaron unos chicos Argentinos que viven allí, con quienes recorrí un poco la ciudad también. Muy lindo grupo. Hermosa gente y una gran experiencia para mi haber trabajado en Noruega. Las clases eran solo en inglés y me hizo muy bien refrescar ciertas palabras técnicas.

Aprendí muchísimo más de mi misma, sobre todo en estos dos últimos países nórdicos. Aprendí de la gente con la que conviví más tiempo. Es un gran aprendizaje estar en otra cultura tan distinta. Nada que ver con India por supuesto. Pero sus valores y lo fieles que son a sus costumbres me asombro muchísimo. En Noruega tienen otro carácter, no son confianzudos como nosotros los argentinos, pero son de lo más amables. Y súper estrictos. Confiables y honestos. Al menos, fue lo que viví en ese mes allí. Le dan  mucho valor a la palabra.

El agua, que sale de la canilla, es tan pura y tan rica que queres tomar agua todo el día.

No paré de comer,  todo es riquísimo, no te venden cualquier cosa así nomás. Casi todo orgánico. Prolijo. Pulcro. No pare de comer Salmón y tomar helado. Almost everyday. Eso hizo que aumentara todos los kilos que había perdido en India. Fue buenísimo. Es que la calidad de la comida es increíble y amé eso. Amé su buen gusto para todo.

Tenía una rara sensación cuando me fui de Trondheim. Como que me quería quedar. Fue un muy lindo mes. Conociendo más gente, hablando en español con mis amigos y aprendiendo palabras en noruego, como Takk: Gracias.

Takk a Bente y a  Luis por su amistad, hospitalidad y buena onda para todo.

Y así poco a poco llegó India nuevamente. Donde también me encuentro ahora mismo ya en mi tercer viaje en un año a este país. Estoy aquí acostada en mi cama con la compu en la panza, describiendo Europa desde India.

Estoy descubriéndome mas aquí que en ningún otro lado. Porqué? Porque creo que es mi lugar en el mundo.

Ya comenzaron a pasarme cosas mágicas.  Momentos cumbres de mi vida se vienen, lo sé. Ya los estoy viviendo.

Ir al Capítulo 4: Mis clases en India