Yoga y ansiedad

 

Cómo disminuir la ansiedad a través del yoga?

En el yoga trabajamos desde la respiración, esto es sin dudas el contacto mas preciado que tenemos con nuestra mente. Es por esto que podemos calmar los pensamientos aprendiendo como respirar y por ende, hacer nuestra vida un poco mas relajada. Cuando se acerca a mis clases una persona con trastornos de ansiedad, lo primero que le digo es que no intente hacer todo de golpe y que lo mejor es ir lento pero muy consciente de la respiración. Si bien al principio esto resulta muy difícil, no es imposible y poco a poco se van viendo los cambios. El saludo al sol y su enseñanza fundamental es imprescindible a la hora de “ir a través” de la respiración y aprender que el movimiento sigue a la inhalación y a la exhalación, sin esto no estaríamos internalizando el concepto de vinyasa: ir a través, con movimientos encadenados uno seguido a otro, permitiéndonos movernos, pero tener ciertos de momentos de estabilidad, ser conscientes de la respiración e ir hacia adentro de nosotros mismos.

Esto es lo que permite a los practicantes poder “bajar unos cambios” como decimos en Buenos Aires  cuando la mente esta muy acelerada y necesitamos calmarla. El secreto es intentarlo y continuar aunque ciertas posturas nos resulten incomodas o no nos gusten.  De hecho hay posturas que a muchos les generan ansiedad, ganas de moverse, ganas de salir de ahí; pero es parte del mismo proceso: la postura que mas te incomoda es quizás la que mas necesitas. Se trabajan muchos aspectos en una asana: postura, no solo el anatómico y orgánico relacionado al cuerpo, si no que también se trabaja la sutileza energética de cada persona y esto es algo que sucede aunque no se hable de esto en una clase desde el comienzo.

Para mí, lo primero e importante es que te conectes con tu cuerpo y tu mente a través de la respiración, luego cuando este concepto esta internalizado, se avanza un peldaño mas donde empezas a entender un poquito que estas haciendo, te empezas a sentir mejor, a sentirte mas contento, mas enérgico, mas confiado, valoras los momentos con vos mismo y te compartís con otros de una manera mas genuina. Entonces estas sutilezas energéticas ya comienzan a ocurrirte, sin que sepas nada de teoría sobre el yoga, porque no es necesario al principio, lo que si es necesario es que sepas que es un trabajo diario y que como todo trabajo a consciencia lleva tiempo, esmero, amor y se va desarrollando cada vez mas tu voluntad en todos los aspectos de tu vida.

La ansiedad deja de ser un tema importante, porque lo importante es que vos ya sabes respirar profundo y eso lo podes aplicar donde sea y cuando quieras.